Conexión natural…

¿Por qué los tatuajes son permanentes?
junio 20, 2018

Soy partidaria de que una vez que decides tatuarte, debes tener muchas cosas en mente para elegir al artista que tendrá el honor de plasmar su arte en tu piel.

Existen sin lugar a dudas muchas variables que son tomadas en cuenta por muchos en diferente orden de prioridad según el criterio de la persona. Dentro de ellas se encuentran: el precio, ubicación del estudio, tiempo de la cita, técnica del artista, fama del artista, calidad de sus trabajos, tiempo en que termina un tatuaje, etc.. Sin embargo, para mí es muy importante algo que no muchos toman en cuenta, y es que se genere una especie de conexión, de feeling, de comunicación efectiva entre tatuador-cliente y viceversa, desde el momento en que el cliente contacta al artista y le explica lo que quisiera tatuarse.
Generalmente el proceso de decisión de un tatuaje lleva una especie de “trance” en el que vienes y vas de una idea a otra, pasas de un diseño a otro, de un tamaño a otro, de una zona del cuerpo a otra, de un estilo a otro, y cuando quizás parecías tener todo seguro para tomar la decisión, vuelves a comenzar. Esto sin tomar en cuenta el hecho de que esa decisión muchas veces tiene detrás un tema de rechazo familiar y/o social el cual a muchos nos ha frenado en muchas ocasiones, y en otras nos impulsa guiados por una especie de rebeldía.
De hecho, pudiera asegurar que en la mayoría de los casos, segundos antes de comenzar el tatuaje e incluso durante, cuando ya no hay marcha atrás, los clientes están aún pensando desesperadamente en si fue al final realmente lo que querían, como lo querían, o en donde lo querían.
Todo ésto, me lleva al hecho de que la parte difícil de tomar la decisión de tatuarse, qué, y dónde, no queda hasta allí; todavía tienes camino por recorrer pues desde el momento en que conoces a el artista que quieres que sea quien plasme su arte en tu piel, tiene que generarse una confianza entre ambos, es necesario que se dé una conexión natural entre ambos en donde las ideas que trae el cliente sean captadas eficientemente por el artista y que además las sepa armonizar en un solo plano, en su arte, sin perder de vista el protagonismo de lo que quiere el cliente. Esa confianza es la única que te permitá reforzar la decisión inicial de tatuarte basada ahora en el profesionalismo del artista, en su esencia y la visión que posee el tatuador, lo cual debe estar en sintonía con lo que quieres.
Una de las consecuencias de cuando esta conexión no se logra, son las famosas historias de las coberturas donde predomina “no era lo que yo quería” “no hizo lo que yo le dije” “era así, y mira como lo hizo”. No se trata de quién es la culpa, y no estoy hablando en términos de calidad de un tatuaje, pues ese es otro tema; se trata realmente de que nunca se generó una conexión desde el inicio, nunca existió un flujo de ideas entre ambos y que estuvieran por un momento en un mismo mundo, aunque suene a balada.
He tenido la experiencia de clientes que tienen miles de ideas en su mente, y eso solo es un problema cuando esas ideas no están claras ni para ellos mismos, y es cuando se genera un juego de conexión y desconexión entre el artista y el cliente, y el encontrar el equilibrio es la meta. Otras veces quizás las ideas están siendo bien expresadas pero el artista no concuerdan con las ideas o simplemente no van acorde con su estilo. Cuando no se llega a ese equilibrio es preferible inclusive que nunca se de la cita para el tatuaje porque seguramente ese tatuaje tendrá una historia controversial, en donde se verán mil caras a la moneda.
Al pasar el tiempo y no solo ganar confianza en mi misma, sino en aprender a conocer como es cada cliente, y las exigencias de cada uno, me he tomado muchas veces el atrevimiento de improvisar durante un tatuaje, y aún poniendo a prueba la confianza que ya tengo ganada por parte de mis clientes, termino reforzándola ya que gracias a la conexión que he logrado con ellos, terminan dejando todo en mis manos pues conozco perfectamente sus límites y ellos también aprendieron a conocer mi arte. Agradezco enormemente esas experiencias que solo ustedes me dejan experimentar, aprender, inspirar, y que me hacen ser lo que soy ahora como artista.

| Sandra Daniela Sierra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *