¿Por qué los tatuajes son permanentes?

De la ciencia al arte… y viceversa.
junio 20, 2018
Conexión natural…
junio 20, 2018

La responsabilidad parece recaer sobre los llamados MACROFAGOS, los cuales son células del sistema inmunitario que forman parte de nuestros tejidos, y que se encargan en líneas generales de eliminar todo agente extraño que ingrese a nuestro cuerpo.

Los macrófagos proceden de células precursoras de la médula ósea que se dividen dando origen a los monocitos (un tipo de leucocito), que tras atravesar las paredes de los capilares y penetrar en el tejido conjuntivo se convierten en macrófagos. Esta diferenciación involucra gran cantidad de cambios como que la célula aumenta su tamaño de 5 a 10 veces, sus orgánulos incrementan tanto su número como su complejidad, adquiere capacidad fagocítica, produce altas concentraciones de enzimas líticas y empieza a secretar gran variedad de substancias solubles que realizan diferentes funciones.
Generalmente los macrofagos tienen poca movilidad dentro de los tejidos y se encuentran en estado de reposo, hasta que se genera un estímulo dada la presencia de un agente extraño para nuestro cuerpo, que en nuestro caso vendría siendo el pigmento que estamos intentando ingresar a la piel.
Los invito a trasladarse por un momento al microscópico mundo de nuestro cuerpo, al momento de realizarse un tatuaje. Cada vez que la aguja penetra en la piel, específicamente a nivel de una capa llamada dermis, causa inevitablemente una herida, provocando que se inicie el proceso inflamatorio del cuerpo humano. Ese proceso crea una alerta en nuestro organismo y envía células del sistema inmunológico al lugar donde se está ocasionando la herida para iniciar el proceso de reparación,y es aquí donde los macrófagos acuden al rescate, devorando la tinta del tatuaje en un intento por limpiar la causa de la inflamación.
Ahora bien, hasta ahora esto no pareciera explicar la permanencia de los tatuajes, y es cuando Sandrine Henri y Bernard Malissen del Centro del Inmunología de Marsella-Luminy, un grupo de investigadores franceses, desarrollaron ratones genéticamente modificados gracias a los cuales pudieron eliminar a los macrófagos de la dermis y algunos otros tejidos, pero al ocurrir esto, las células acababan siendo reemplazadas por nuevos macrófagos siendo absorbido de nuevo el pigmento en su interior.
Este ciclo de captura, liberación y recaptura del pigmento se produce de manera continua en la piel tatuada y creemos que, cuando los macrófagos cargados de pigmento del tatuaje mueren durante el curso de la vida adulta, los macrófagos vecinos recuperan los pigmentos liberados y aseguran de manera dinámica la apariencia estable y la persistencia a largo plazo de los tatuajes, explica Henri. El hecho de que los macrófagos apenas se muevan dentro de la piel explica por qué el tatuaje es bastante estable durante el tiempo. Además, las partículas de pigmento del tatuaje son bastante grandes y debido a su tamaño, no se drenan en los ganglios linfáticos, entonces, tan pronto como son liberadas por los macrófagos moribundos, permanecen atrapadas hasta que otro macrófago las ingiere.
Es importante señalar que no podemos dejarle todo el trabajo de permanencia de un tatuaje a esta células alcahuetas, que si bien mantendrán este ciclo con el pigmento toda la vida, hay que tomar en cuenta que nuestra piel no es la misma hoy que dentro de 10 años. Un tatuaje al paso de los años irá perdiendo nitidez poco a poco y solo dependerá de nosotros cuidarlo consciente y constantemente de agentes exógenos que aceleran ese proceso, dentro de los cuales se encuentra la exposición constante al sol sin protección.

Recordemos que la calidad de un tatuaje no es solo responsabilidad de el artista que tatúa, pues una vez que fuiste tatuado, la responsabilidad de cuidarlo es solo tuya.

| Sandra Daniela Sierra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *